14/8/12

Jakub Kosecki


Polonia demostró al mundo en la pasada Eurocopa que puede estar de vuelta.
Sólo la mala suerte privó al conjunto polaco llegar a mayores metas en su propia Eurocopa. Pero lo que no se puede negar es que hace tiempo que Polonia no tenía una selección con tan buenos jugadores como esta. La gran Polonia de los 70 y 80 campeona olímpica en el 72 y ambos tercer puestos en los mundiales del 74 y 82 parece tener por fin sucesores, los Lato, Boniek, Smuda, Lubanski o Urban parecen estar reflejados en los Lewandowski, Blaszczykowski, Polanski  o Piszczek, pero esto no acaba aquí, muchos jóvenes polacos vienen pisando fuerte y pueden subirse al barco polaco en breve.
Uno de los equipos locales que más apuestan por la cantera es el histórico Legia Varsovia, en su plantilla reúne a una serie de jóvenes brillantes que pueden realzar al equipo polaco. El jugador que más suena de este equipo es Rafal Wolski, joven mediocampista codiciado por muchos de los grandes de Europa, también milita en este equipo Kucharczyk, el mejor delantero de la selección polaca sub21 y por último nuestro protagonista de hoy, Jakub Kosecki.
Este jugador ha tenido menos repercusión hasta ahora que sus otros dos compañeros, ya que no ha tenido muchas oportunidades en el equipo capitalino, pero la llegada del histórico Jan Urban (ex de Osasuna entre otros equipos) al banquillo del Legia recientemente, el pasado mes de mayo, le ha cambiado la vida a Kosecki, a pasado de no tener sitio en el equipo y valorar la posibilidad de irse otra vez cedido a ser titular indiscutible, ya que Urban desde el primer partido de la pretemporada ha confiado plenamente en sus posibilidades. Esta puede ser la temporada de eclosión del joven jugador.
Kosecki juega en posiciones ofensivas, normalmente se sitúa en la banda derecha, pero este jugador de talla muy menuda, (168 cm y 59 kg) Urban lo ha hecho jugar a banda cambiada y de delantero centro puro (Un invento del propio entrenador). A pesar de no tener un gran físico, esta experiencia ha sido muy positiva, ya que el equipo ha aprovechado la verticalidad y rapidez del jugador para jugar a la contra y hacer mucho daño al rival de turno. Esta nueva posición es buena para el jugador, ya que lo hace ser polivalente, pero en la posición que realmente hay que ver a Kosecki es de interior o extremo, muy pegadito a la cal. Su rapidez y verticalidad anteriormente dichas lo hace ser un verdadero quebradero de cabeza durante los 90 minutos para el rival, además hablamos de un jugador muy habilidoso, aborda todo tipo de virguerías y regates. Es muy incisivo de cara a portería, ya que prefiere buscar el remate a gol antes que centrar. 
Jakub Kosecki nació el 29 de Agosto de 1990 en Varsovia, Polonia.
Sus primeros pasos en el mundo del fútbol no los dio en Varsovia, sino en Gdansk, en el Legia, ingresó en sus categorías inferiores a los 10 años, a partir de aquí ha llevado una trayectoria en el fútbol base de formación algo curiosa, a los 12 años se fue sin pensarlo dos veces al Nantes francés, al año siguiente fichó por el Montpellier y ha pesar de estar bien asentado en Francia, a los dos años de estar en la ciudad francesa probó suerte en EEUU sorprendentemente, fichó por el Chicago Fire, más que por el fútbol para completar sus estudios. Su vivencia futbolística no fue buena en EEUU a los 16 años volvió a su tierra. Fichó por un equipo muy modesto como el Kosa Konstancin, este equipo sólo fue un trampolín para que un año después lo fichara uno de los más grandes clubes de su país, el Legia Varsovia. Su primera temporada como "legionario" fue testimonial, ya que sólo jugo unos minutos en toda la temporada. En su segunda temporada se tuvo que buscar hueco en otro equipo en calidad de cedido, ya que en el Legia no lo tenía. Se fue al Lodzki, equipo de la segunda división polaca, allí dio su mejor versión. Jugó 28 partidos y marcó 11 goles, convirtiéndose en el máximo artillero del equipo y uno de los mejores de la categoría, sus 11 goles tenían mucho mérito, ya que jugaba de extremo o de mediapunta por aquel entonces. Gracias a estos magníficos números el jugador volvió al Legia lleno de motivación, pero una vez más contó muy poco para el entrenador, participando sólo en 4 partidos, eso sí, el jugador mostró su descontento y en el mercado invernal lo cedieron a el equipo que lo empezó a formar, el Legia Gdansk, lo vió marchar cuando era un pequeñín y volvía siendo un hombre, en este equipo terminó la temporada con un poco más de participación, ya que jugó 8 partidos y marcó 2 goles. Esta temporada se presentaba como las otras anteriores,  ya que seguramente se tendría que buscar un hueco en otro equipo, pero la historia de Kosecki cambió radicalmente cuando Jan Urban fue fichado en Mayo para capitanear el nuevo proyecto deportivo. De las primeras cosas que hizo en su entrada en el club fue hablar con Kosecki y comentarle que no se iría, que esta temporada iba a ser importante si se lo curraba, y de momento así  ha sido, de momento es titular indiscutible y se ha convertido en uno de los jugadores más determinantes del conjunto polaco. Aunque todavía no ha empezado la liga polaca, ya han jugado 4 partidos oficiales pertenecientes a la Europa League, el Legia ya está en los playoffs y tendrá un duro enfrentamiento ante el Rosenborg si quiere estar en la fase de grupos. Kosecki ha sido titular en los 4 partidos disputados y ha marcado un gol, dando otra asistencia.
Con respecto a la selección nacional es internacional con la sub21 polaca.
Aquí os dejo un link sobre él:
http://www.youtube.com/watch?v=3fj9ubIHqi0

5 comentarios:

José Antonio Pérez Martín dijo...

Bonito articulo y jugador interesante.

futbollium dijo...

Por sus condiciones y características , y viendo su apellido ¿ tiene algo que ver con aquel jugador polaco de Osasuna y Atlético , que creo luego jugó en Francia y si no me equivoco en el Nantes ?

Un saludo

sentir1907 dijo...

La misma pregunta que te ha formulado futbollium te iba hacer yo , sólo ver el apellido....
Un saludo crack ¡¡

Ismael dijo...

Efectivamente, es hijo de Roman Kosecki, el fútbolista del que hablais.
Un saludo.

Sílvia dijo...

Hola
Ah, por eso me resultaba conocido...por su padre. Lo debe llevar en los genes.
saludos